La mejor preparación para el mañana es hacer lo mejor posible hoy

Simplemente haga lo mejor que pueda todos los días. La preparación es un estilo de vida y no termina simplemente por que compraste un kit de emergencias.


Estar preparado puede reducir el miedo, la ansiedad y las pérdidas que acompañan a los desastres. Las comunidades, las familias y las personas deben saber qué hacer en caso de incendio y dónde buscar refugio durante una tormenta poderosa. Deben estar preparados para evacuar sus hogares y refugiarse en albergues públicos y saber cómo atender sus necesidades médicas básicas.




Las personas también pueden reducir el impacto de los desastres (protección contra inundaciones, elevar una casa o mover una casa fuera de peligro, y asegurar artículos que podrían soltarse en un terremoto) y, a veces, evitar el peligro por completo.


La necesidad de prepararse es real:


Los desastres interrumpen cientos de miles de vidas cada año. Cada desastre tiene efectos duraderos, tanto para las personas como para las propiedades.

Si ocurre un desastre en su comunidad, el gobierno local y las organizaciones de socorro en casos de desastre intentarán ayudarlo, pero usted también debe estar preparado. Es posible que los socorristas locales no puedan comunicarse con usted de inmediato o que deban concentrar sus esfuerzos en otra parte. Debe saber cómo responder a las inclemencias del tiempo o cualquier desastre que pueda ocurrir en su área: huracanes, terremotos, frío extremo, inundaciones o terrorismo.


También debe estar listo para ser autosuficiente durante al menos tres días. Esto puede significar proporcionar su propio refugio, primeros auxilios, alimentos, agua y saneamiento.


Mantenimiento de su kit de suministros para desastres


Tan importante como reunir sus suministros es mantenerlos para que sean seguros de usar cuando sea necesario. Estos son algunos consejos para mantener sus suministros listos y en buenas condiciones:

  • Mantenga los alimentos enlatados en un lugar seco donde la temperatura sea fresca.

  • Almacene los alimentos en cajas en recipientes de plástico o metal bien cerrados para protegerlos de las plagas y prolongar su vida útil.

  • Deseche cualquier producto enlatado que se hinche, abolle o corroa.

  • Use los alimentos antes de que se echen a perder y reemplácelos con suministros frescos.

  • Coloque los artículos nuevos en la parte posterior del área de almacenamiento y los más antiguos en el frente.

  • Cambie los suministros de alimentos y agua almacenados cada seis meses. Asegúrese de escribir la fecha de almacenamiento en todos los contenedores.

  • Vuelva a pensar en sus necesidades cada año y actualice su kit a medida que cambien las necesidades de su familia.

  • Mantenga los artículos en bolsas de plástico herméticas y coloque todo su equipo de suministros para desastres en uno o dos recipientes fáciles de transportar, como un bote de basura sin usar, una mochila para acampar o una bolsa de lona.


11 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo