Monterrey sufre corte de agua durante semanas en medio de sequía

El centro industrial de Monterrey ha sido durante mucho tiempo una de las ciudades más prósperas de México, por lo que sus casi 5 millones de habitantes se sorprendieron cuando perdieron el servicio más básico.



Una combinación de sequía intensa, mala planificación y alto uso de agua ha llevado a los residentes de la potencia industrial de México a recurrir a medidas extremas que evocan imágenes de áreas aisladas y más pobres: almacenar agua en baldes para usar una cucharada a la vez.


Las autoridades locales comenzaron a restringir el suministro de agua en marzo, cuando se secaron las tres represas que ayudan a abastecer la ciudad. Actualmente tienen solo el 45%, el 2% y el 8% de su capacidad, y las autoridades de la ciudad dicen que a las dos represas más bajas solo les quedaba agua para unos pocos días. A principios de este mes, declararon que el agua estaría disponible solo entre las 4 a.m. y 10 a.m., ampliando recientemente el servicio hasta las 11 a.m. Pero las autoridades ni siquiera han podido suplir eso, y en miles de hogares no ha salido ni una gota de los grifos durante semanas.


Lara y su esposo no han tenido agua corriente durante tres semanas y no tienen suficiente dinero para tanques de retención para almacenar una cantidad significativa. Como medida provisional, algunos de los suburbios de la ciudad han instalado tanques de agua gigantes de plástico en las plazas públicas para que los residentes llenen los recipientes con agua. Así que en un día caluroso y soleado reciente, estaban ocupados arrastrando baldes y contenedores hasta un camión cisterna de agua para llenarlos.


Los planes de gestión del agua grandes, costosos y, a veces, cargados de corrupción han ido y venido, pero la falta de planificación o conservación a largo plazo persiste. Un proyecto, que habría construido un acueducto para llevar agua desde el río Pánuco, a 500 kilómetros (310 millas) de distancia, a la ciudad, que las autoridades afirmaron en ese momento aseguraría el suministro de agua de la ciudad durante 50 años, se abandonó en 2016. por supuesta corrupción en el otorgamiento de contratos por parte de la administración anterior.

Los expertos dicen que estaba claro que se avecinaba la crisis: durante seis años, Monterrey, capital del estado de Nuevo León, ha sufrido lluvias por debajo del promedio o sequía total.


Ubicado en una llanura árida con el telón de fondo de la cordillera de la Sierra Madre Oriental, el agua, excepto durante inundaciones breves y catastróficas, nunca ha sido abundante en Monterrey. Durante décadas, la planificación del agua del estado se reducía esencialmente a esperar que un huracán en el Golfo hiciera crecer los ríos locales.


Juan Ignacio Barragán, director de agua de la ciudad, dijo que Monterrey se ha visto afectada por un doble golpe de sequía y temperaturas más altas, que ha agotado las reservas de la ciudad. Este mayo, el estado reportó su temperatura promedio más alta, alcanzando máximas de 104 grados (40 C).

“Esta es una situación que nos ha obligado a racionar el agua, para poder distribuirla de manera más equitativa en toda la ciudad”, dijo Barragán. Acusó a la administración anterior, que gobernó el estado de 2015 a 2021, de permitir la extracción de agua de presas en niveles altos sin considerar los impactos que la sequía prolongada ya había causado a las fuentes de agua del estado.

Para una ciudad acostumbrada a consumir 4.225 galones (16.500 litros) por segundo, ahora solo tiene disponibles 3.435 galones (13.000 litros) por segundo.

Barragán dijo que la ciudad ha comenzado un esfuerzo para instar a los residentes de la ciudad a usar menos. Históricamente, el consumo diario promedio en Monterrey ha sido de alrededor de 160 a 170 litros (42 a 44 galones) por día por persona, muy por encima de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud de alrededor de 100 litros (26 galones) por día.

Alrededor del 60% del agua de Monterrey proviene de represas y el resto proviene de pozos públicos. El estado también tiene pozos privados, que los propietarios, ganaderos y empresas perforan con límites estrictos sobre cuánto pueden bombear. Pero esos límites a menudo parecen haber sido ignorados, y algunos pozos pueden haber sido perforados subrepticiamente, según funcionarios estatales y federales.


Y no es sólo Monterrey. Según el Monitor de Sequía de América del Norte, un esfuerzo cooperativo entre expertos en sequía de Canadá, México y los Estados Unidos, el 56 % de México está experimentando algún nivel de sequía.

Todo Nuevo León está “anormalmente seco” o en sequía. El fenómeno meteorológico natural La Niña y el cambio climático pueden ser factores en las precipitaciones inusualmente bajas, según funcionarios y expertos.

“Para los que no creen en el cambio climático, aquí están las consecuencias”, dijo el gobernador de Nuevo León, Samuel García. “Esto es claramente el resultado del cambio climático: una zona semidesértica se vuelve más seca”.

Brenda Sánchez, exfuncionaria de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales federal que ahora se desempeña como legisladora local en Nuevo León, estuvo de acuerdo y dijo que se necesitaban medidas urgentes para combatir las “consecuencias reales” del cambio climático.


Por ahora, la respuesta de las autoridades ante la escasez de agua ha sido más de lo mismo: cavar más pozos, embalses y represas. Actualmente se está construyendo una cuarta represa en el sureste del estado y se planea un acueducto para transportar agua desde la represa El Cuchillo, la más grande del estado. Las autoridades también buscan detener el acaparamiento ilegal de agua de los ríos que alimentan las represas y han tratado de lograr que los grandes usuarios corporativos del agua compartan algunos de sus derechos de agua con los residentes de la ciudad.


Rosario Alvarez, activista del grupo ambientalista Pronatura Noreste, dijo que los planes del gobierno son demasiado escasos y llegan demasiado tarde.

“El problema más reciente es que no hemos planeado para una sequía como la actual”, dijo Álvarez. “Hemos tenido varios años con lluvias por debajo del promedio, no hemos tenido huracanes”.


“Lo que se unió fue la falta de infraestructura significativa, la falta de comprensión de las características de la región donde vivimos y la mala administración de la poca agua que tenemos”, dijo.

Mientras tanto, hasta que el próximo huracán avance por el Golfo de México _ y no haya ninguno a la vista _ crece la ira entre los residentes y han estallado protestas callejeras en Monterrey.


“Estamos hartos”, dijo Mónica Almaguer, de 35 años, residente del suburbio de San Nicolás. “Ni siquiera han cumplido con el cronograma en el que dijeron que habría agua. Llevo 35 días sin agua”.


Gabriel Revillas, de 47 años, quien también lleva varios días sin agua, llenó una jarra en un proveedor privado de agua purificada.


“Lo único que podemos hacer es orar, orar por un milagro”, dijo.


Documento Traducido por Google Translate, fuente Claimsjournal

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo