Agua y alimentos en una emergencia

En caso de terremoto, huracán, tormenta de invierno u otra catástrofe en su comunidad, tal vez no tenga acceso a alimentos, agua y electricidad durante días e incluso semanas. Dedique un poco de tiempo ahora al almacenamiento de agua y alimentos para proveer con suministros a la familia en una emergencia.




Alimentos para una emergencia


Es buena idea almacenar alimentos para abastecerse por dos semanas, aunque es improbable que en una emergencia usted no disponga de alimentos por tanto tiempo. Tal vez no tenga que hacer compras para preparar las provisiones de emergencia. Algunos artículos que podría incluir son los alimentos enlatados, las mezclas en polvo, y otros productos que ya tenga en su alacena. Controle las fechas de vencimiento y no olvide consumir primero lo que almacenó primero.


PREPARE RESERVAS DE ALIMENTOS PARA UNA EMERGENCIA


Almacene alimentos que respondan a las necesidades y gustos de toda la familia. Es importante que haya alimentos conocidos. Esto ayuda a levantar el ánimo y brindar una sensación de seguridad en momentos de tensión. Elija alimentos que les gusten pero que además tengan un alto contenido calórico y nutritivo. Los más indicados son los alimentos que no requieran refrigeración, agua, preparación especial ni cocción. Preste mucha atención a las dietas especiales y a las alergias. También tendrán necesidades distintas los bebés, los niños de corta edad y las personas de edad avanzada. Para las madres que amamantan quizás haga falta incluir leche artificial líquida, por si tuvieran que interrumpir la lactancia materna. Si hay personas enfermas o de edad avanzada, agregue alimentos, sopas y jugos dietéticos especiales para ellas. Asegúrese de contar con un abrelatas manual y utensilios desechables. No olvide poner alimentos no perecederos para las mascotas.


CONSEJOS DE ALMACENAMIENTO


Guarde los alimentos en un lugar seco, fresco y, dentro de lo posible, oscuro.

Abra las cajas de los alimentos y otros envases con cuidado para poder volver a cerrarlos bien después de cada uso.


Envuelva alimentos perecederos, como las galletas, en bolsas de plástico y póngalos en recipientes herméticos.

Use frascos con tapa o envases herméticos para guardar azúcar, fruta seca y nueces que estén en paquetes abiertos para protegerlos de insectos.

Verifique que los alimentos estén en buenas condiciones antes de consumirlos.

Tire a la basura las latas de conserva que estén hinchadas, dañadas u oxidadas.


Consuma los alimentos antes de que se estropeen, y vuelva a almacenar alimentos anotando con una lapicera o marcador la fecha de vencimiento en el envase.


Ponga los alimentos nuevos en la parte de atrás de la alacena y deje los viejos adelante.



TIEMPO DE ALMACENAMIENTO DE LOS ALIMENTOS


A continuación, se dan pautas generales para renovar los alimentos de emergencia más comunes.


Consumir dentro de los 6 meses:

  • leche en polvo—en caja

  • fruta seca

  • galletas crocantes

  • papas


Consumir dentro de 1 año, o antes de la fecha indicada en el envase:

  • sopas condensadas de carne y verduras en lata

  • frutas enlatadas, jugos de frutas y verduras en lata

  • cereales listos para comer y cereales instantáneos

  • mantequilla de maní/cacahuete

  • jalea o mermelada

  • caramelos duros y nueces en lata

  • vitaminas


Es posible almacenar por tiempo indefinido (en condiciones y envases adecuados) los siguientes productos:

  • trigo

  • aceites vegetales

  • maíz seco

  • polvo para hornear

  • granos de soja

  • café instantáneo, té y cacao

  • sal

  • refrescos sin gas

  • arroz blanco

  • cubitos o polvos para caldos

  • pastas secas

  • leche en polvo—en latas envasadas con nitrógeno


EN CASO DE CORTE DE ELECTRICIDAD


Primero consuma los alimentos perecederos del refrigerador, alacena, jardín, etc.

Luego consuma los alimentos del congelador. Para evitar abrir la puerta del congelador muchas veces, pegue una lista del contenido. Por lo general, en un congelador repleto y con aislamiento adecuado, los alimentos conservan cristales de hielo en el centro (señal de que aún se pueden consumir) por lo menos durante dos días. Compruebe que la goma que sella la puerta del congelador cierre bien y esté en buenas condiciones.


Por último, comience a usar los alimentos y provisiones no perecederos


Cocinar sin Electricidad


En caso de una emergencia, es posible cocinar dentro de la casa usando la chimenea. Afuera, puede cocinar con una parrilla al carbón o una cocina portátil de campamento. Mantenga la comida caliente usando calentadores con vela, bandejas calentadoras o cacerolas de fondue. Utilice solamente aquellos aparatos que estén aprobados para calentar comida. La comida enlatada podría comerse sin cocción. Si calienta la lata, asegúrese primero de abrirla y quitarle la etiqueta. Nunca deje una llama desatendida.


ESCASEZ DE ALIMENTOS


Si se limita la actividad, las personas sanas pueden sobrevivir consumiendo la mitad de la cantidad normal de alimentos por un período prolongado y, sin comer por varios días. A diferencia del agua, es posible racionar los alimentos, salvo en el caso de los niños y las mujeres embarazadas. Si tiene poca agua, evite los productos salados porque le darán sed. En lugar de eso, consuma galletas sin sal, cereales integrales y productos enlatados con alto contenido líquido.


CONSEJOS DE ALIMENTACIÓN


Durante y después de una catástrofe, es vital que mantenga su energía. Recuerde lo siguiente:


  • Consuma por lo menos una comida balanceada al día.

  • Beba suficiente líquido para que el cuerpo funcione adecuadamente (1/2 galón o 2 litros por día).

  • Coma suficientes calorías para realizar sus tareas.

  • Incorpore suplementos de vitaminas, minerales y proteínas en los suministros para una alimentación adecuada.


Agua para una emergencia


Una amplia reserva de agua limpia (no contaminada) es la prioridad máxima durante una emergencia. Una persona normalmente activa debe beber por lo menos 1/2 galón (aprox. 2 litros) de agua al día. Quienes estén en lugares calurosos, al igual que los niños, las madres que amamantan y las personas enfermas necesitarán más agua. También hará falta agua para la preparación de las comidas y para la higiene. Almacene como mínimo 1 galón (aprox. 4 litros) por persona, por día. Tal vez quiera almacenar agua suficiente para dos semanas, para cada miembro de la familia. Si esto es mucho, almacene todo lo que pueda. Si hay poca agua, nunca la racione. Beba el agua que necesite en el día, y busque más al día siguiente. Es posible minimizar la cantidad de agua que requiere su cuerpo si limita la actividad y se mantiene fresco.



PREPARE Y ALMACENE AGUA PARA UNA EMERGENCIA

En la preparación de suministros de agua para una emergencia, lo más seguro y confiable es comprar agua embotellada. Mantenga el agua embotellada en el envase original y no lo abra hasta el momento de beberla. Guarde el agua embotellada en el envase original sellado y verifique la fecha de vencimiento o de consumo preferente.


Preparación de sus propios envases de agua


Es recomendable comprar envases fabricados especialmente para el almacenamiento de alimentos o agua de las tiendas que se especializan en la venta de artículos de campamento o de excedentes militares.


Si decide volver a utilizar los envases, use las botellas de plástico de dos litros para gaseosas, no los envases de plástico o cartón de leche o jugo. Esto es importante porque la proteína de la leche y el azúcar de los jugos dejan residuos en los envases y cuando se utilizan para almacenar agua, promueven el cultivo de bacterias. Además, los envases de cartón dejan escapar líquido fácilmente y no están diseñados para guardar líquidos por mucho tiempo. Tampoco use envases de vidrio porque son pesados y pueden romperse.



Preparación de los envases


Lave muy bien las botellas con detergente para vajillas y agua; enjuague bien para que no queden restos de jabón.

Además de lavar muy bien todos los recipientes que va a utilizar, se recomienda que, en el caso de las botellas de plástico que contenían bebidas gaseosas, los desinfecte con una mezcla de una cucharadita de cloro líquido de uso doméstico sin aromatizantes y un 1/4 galón (1 litro) de agua. Tape la botella y agite la solución de modo que haga contacto con todas las superficies interiores del envase. Luego enjuague bien con agua limpia.


Envasado del agua


Llene la botella hasta el borde con agua corriente. (Si la compañía de agua usa tratamiento de cloro, no es necesario hacer nada más para que se mantenga limpia.) Si el agua proviene de un pozo o una fuente de agua que no pasa por un tratamiento de cloro, agregue dos gotas de cloro líquido de uso doméstico sin aromatizantes por cada galón de agua.