Desastres repentinos versus declive gradual

Es más fácil pensar en los desastres repentinos: la gran tormenta, un ataque militar repentino o cualquier cosa que pueda llevarnos de una vida normal a un colapso total en minutos o días.




En cierto modo, es más fácil planificar para esos eventos repentinos. Tienes tu bolsa de insectos, tu plan de retiro, alijo de comida, etc. Estás listo para enfrentarte a la histeria repentina.


Pero, ¿qué pasa con un declive más lento? Demasiadas personas pasan por alto el papel extremadamente valioso de prepararse para estos escenarios que suceden lentamente.


Por ejemplo, es posible que desee desconectarse de la red eléctrica para estar preparado para el Gran Apagón. Pero esa misma preparación lo beneficiará si el costo de la energía crece un 20 % por año o si la infraestructura de la red se vuelve tan mala que hay apagones frecuentes.


Nuestra investigación muestra que para una persona al azar, la posibilidad de un desastre repentino y la posibilidad de una disminución significativa en los sistemas a su alrededor (como alimentos y agua) o emergencias personales como desempleo repentino y prolongado es casi la misma.


A veces, un tema, como las inundaciones, puede ser repentino y gradual. Si vive cerca del nivel del mar en la costa, las tormentas y el cambio climático crean los riesgos muy reales tanto de una inundación repentina como de una erosión gradual de la costa, lo que resulta en un desastre económico (los precios de las viviendas se desploman) y el desplazamiento (¿adónde irán todas esas personas? ¿Vamos?)


Es razonable considerar los eventos recientes como un indicador de los tipos de problemas de declive lento que probablemente enfrentaremos. Algunos ejemplos:

  • Generalmente peor clima. La mayoría de los lugares del planeta están experimentando cambios año tras año en su clima. Más calor, más frío, más inundaciones, menos lluvia, etc.

  • Agua. Los problemas recientes en Nuevo Leon, Flint, Michigan y Texas son ejemplos perfectos de miles de personas que se quedan sin acceso confiable a agua limpia.

  • Alimento. La industrialización de nuestro sistema alimentario nos está matando literalmente. Las tendencias recientes en torno a los alimentos locales y orgánicos y los avances tecnológicos, como la agricultura de interior, son geniales. Pero aún podría haber situaciones en las que un suministro de alimentos local esté contaminado, los alimentos salgan volando de los estantes debido a una emergencia, los rendimientos de los cultivos y el ganado caigan repentinamente debido a un clima extraño o problemas de agua, etc.

  • La decadencia de los fundamentos de una sociedad libre. Entre la erosión de la neutralidad de la red, la invasividad del espionaje del gobierno, el estancamiento en los Gobiernos y una base de votantes sin educación, es posible que nos encontremos sin la necesidad fundamental de una sociedad libre y próspera.

  • Economía post-trabajo. Cada vez es más difícil para una persona promedio lograr un equilibrio justo y mantener una vida familiar de clase media. A medida que ese motor que antes era confiable comience a fallar, habrá una disminución gradual del salario neto y niveles más altos de desempleo.

Por esto es importante estar atentos a nuestro entorno, posiblemente esos cambios sutiles pasen desapercibidos y terminen siendo un mayor desastre.

10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo