Horno Holandés

Un buen horno holandés es esencial en la cocina, es lo suficientemente pesado y grueso para conducir y retener el calor y lo suficientemente profundo para manejar grandes cortes de carne y líquido para cocinar. Si bien un horno holandés es ideal para estofados, guisos y chiles, puede utilizarlo para mucho más lo convierten en una herramienta imprescindible en la cocina.




Este método clásico de cocción es una excelente manera de preparar comidas, panes y postres. Con un poco de experiencia cualquiera puede convertirse en un experto. Los hornos holandeses son fáciles de usar y almacenar y durarán muchos años si se cuidan adecuadamente. Los hornos con patas funcionan mejor para cocinar al aire libr y los hornos holandeses sin patas son perfectos para cocinar en una estufa de leña. Actualmente los hornos holandeses están disponibles en hierro fundido tradicional y aluminio fundido.


Otra ventaja de estos hornos es que debido a que retienen el calor por más tiempo, se cocinan de manera más uniforme y mantienen los alimentos calientes por más tiempo.


¿Cómo se dice Horno Holandés en Inglés?

Al horno holandés se le conoce como Dutch Oven en Inglés


¿El horno holandés es bueno para hornear?

Los hornos holandeses de hoy se ven mucho mejor; la mayoría son de hierro fundido esmaltado y vienen en una variedad de colores. Pero son igual de multifuncionales y son una buena opción para tareas simples y recetas más complicadas como estofar carne, hornear pan, cocinar sopas y guisos, y freír pollo.


¿Es lo mismo una cacerola de hierro fundido que un horno holandés?

No, no es lo mismo una cazuela que un horno holandés. Una cazuela se refiere a dos cosas, una cacerola profunda que se usa para cocinar en el horno y una categoría de alimentos que se cocinan en ella. Por otro lado, un horno holandés, también llamado horno francés, es una olla más grande hecha de hierro fundido curado o esmaltado.


¿Puedo hervir la pasta en un horno holandés?

Si, hay tantos usos diferentes para los hornos holandeses: los hornos holandeses son excelentes tanto para la estufa como para el horno, lo que los hace ideales para estofar carne; cocinar sopas, guisos y salsas; agua hirviendo para pasta; pollo frito; e incluso hornear pan.


Historia del Horno Holandés

En la década de 1600, el proceso holandés de producir vasijas de metal fundido era más avanzado que el inglés. Los holandeses usaban arena seca para hacer sus moldes, lo que permitía obtener ollas con una superficie más lisa. Por tanto, las vasijas metálicas para cocinar producidas en los Países Bajos se importaban a Gran Bretaña. En 1704, un inglés llamado Abraham Darby decidió ir a Holanda para estudiar el sistema holandés de fabricación. Cuatro años más tarde, de vuelta en Inglaterra, Darby patentó un proceso de colado similar al holandés y comenzó a producir vasijas de metal fundido para Gran Bretaña y sus nuevas colonias americanas.

14 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo